Manuel Jimenez Manuel JimenezEscrito por

Manuel Jimenez

La planificación de los proyectos exige un ritmo, entendido en la forma más clásica como “movimiento, orden y periodicidad”. En el lenguaje musical – en donde con más frecuencia se trata del ritmo – suele entenderse como la sucesión de sonidos, acentos y pausas.

En los complejos proyectos de implantación de Service Desk, los CIOS, CTOS o Service Manager son los encargados de definir un ritmo (acciones y su sucesión), de estudiar su adecuación a cada uno de los miembros de la “banda”, de vigilar su seguimiento por parte de todos ellos, de hacerlo visible para que todos puedan identificarse con él, de sumarse a sus cadencias, de reanimarlo cuando por mor de la rutina o el cansancio decae y, sobre todo, de contagiarlo, es decir, de conseguir que, a partir de un cierto punto, sea el propio ritmo el que haya envenenado las acciones y exija su continuidad.

Implantar Service Desk es siempre una novedad, a veces trepidante en su ritmo de realización. Exige muchos cambios organizativos, importantes adaptaciones personales y respeto drástico a las planificaciones aceptadas o impuestas, tanto de tiempos como de costes. ¿Quién marcará el ritmo de esos cambios? Se espera que sean los CIOS, CTOS o Service Manager en su vertiente profesional de managers.

Ésta es una habilidad que se aprende, sin menospreciar la importancia que tienen las aptitudes naturales que algunas personas poseen. Los cursos de certificación han de contemplar la formación de esas habilidades no tecnológicas que, en la vida real, pueden determinar el éxito o el fracaso de un proyecto.

Como Big Mama Thornton en este magnífico videoclip de 1965 (Down Home Shakedown) guiando y acompañando nada menos que a John Lee Hooker, Big Walter Horton, Doctor Ross y JB Lander. A todo ritmo.

Deja tu comentario

Volver al Artículo