Juan Ignacio Barenys Juan Ignacio BarenysEscrito por

Juan Ignacio Barenys

No es muy frecuente, sobre todo en el inicio de las carreras de los CIOS, CTOS o Service Managers, pero a medida que se avanza en la vida profesional, éstos se ven involucrados en actividades que incluyen planteamientos de tipo económico. Muchas veces, se presentan en forma de solicitud de consejo o manifestación de opinión.

Puede darse en circunstancias frente a clientes, que requieren tomar decisiones de inversión o gasto corriente. Asimismo, en relación con proveedores y también con colaboradores a los que haya que orientar en temas de proyecto o de interés personal en sus propias carreras profesionales.

Es una tendencia natural del CIO, CTO o Service Manager – aplicable a todas las esferas – el aconsejar tomando en consideración exclusivamente parámetros de conveniencia social, profesional o técnica.

¿Y los intereses económicos que de forma decisiva también influyen en las conductas? Intereses que son muy lícitos y que, desafortunadamente, a menudo no se expresan de forma explícita por parte de los interlocutores. Pero, sin duda, acaban siempre aflorando. Muchas decisiones sorprendentes son explicables a posteriori por factores relacionados con la economía, que los CIOS, CTOS o Service Manager no tuvieron convenientemente en cuenta. Y eran muy importantes para el aconsejado. Por eso, los consejos, la mitad en euros, es decir: sin olvidar ni infravalorar la importancia de la vertiente económica en todas las relaciones profesionales. Al revés, lo mismo. Cuando un CIO, CTO o Service Manager recibe propuestas, consejos, consignas… debe solicitar que sus propias inquietudes económicas sean expresadas con claridad y en el momento oportuno, antes de firmar un contrato, aceptar un encargo o adquirir un compromiso. Lo contrario suele ser anticipo de equívocos y frustraciones.

Puede ser que esta disposición sea innata. Hay personas que poseen esa aptitud natural. Pero no hay que olvidar que, en caso contrario, puede tratarse como una habilidad a la que uno se acostumbra mediante el aprendizaje y el entrenamiento.

Deja tu comentario

Volver al Artículo