Manuel JiménezEscrito por

Manuel Jiménez

Nuevamente, se aproxima el final del año.

Normalmente, en el último trimestre del año los directivos de las empresas realizan una mirada atrás para ver lo acontecido durante el ejercicio tanto en aspectos financieros como operativos y comerciales. También es el momento de fijar nuevos retos y establecer los criterios para el año siguiente en base a la estrategia de la compañía.

Los presupuestos son la herramienta de gestión que se puede entender como un plan financiero previsto para el próximo ejercicio, el cual desempeña un papel fundamental a la hora de programar a futuro la actividad de la empresa.

Para la estimación de un presupuesto se requiere la administración de fondos, puesto que uno de sus objetivos es orientar los procesos de decisión de la organización, ya que en ellos se estima la capacidad de inversión de la empresa y sus posibilidades de retorno, que se obtiene por medio de la estimación de la rentabilidad.

No me cabe duda de que todos nuestros clientes, en medida de sus dimensiones tienen de un modo u otro su propio sistema de gestión presupuestaria general y no pretendemos aleccionar sobre esta herramienta ya que no somos expertos en la materia y no se nos contrata para ello.

Los presupuestos generales suelen descomponerse en presupuestos de otras áreas de la organización, generalmente Financiero, Productivo y Comercial. Esto es suficiente siempre y cuando la organización no tenga una dependencia directa de la tecnología IT, es decir, para que tu negocio crezca debes tener en cuenta que la tecnología también deberá crecer.

En tal caso, es indispensable disponer de un presupuesto de IT de las mismas cualidades o incluso superiores al resto de áreas de la organización para garantizar el éxito de la estrategia adoptada por la compañía.

Es habitual que, a mitad del ejercicio, nos encontremos con nuevos clientes que tienen necesidades urgentes para abordar proyectos IT que vienen con retraso y paralizan la implantación de procesos de negocio importantes para el cumplimiento de la estrategia. Éste es el síntoma de la enfermedad, cuando hemos llegado aquí, la anemia es brutal y ahora sólo cabe curarla en el hospital.

Por el contrario, con unos buenos presupuestos IT podemos prevenir la enfermedad.

Si tu proveedor de servicios IT es especialista en servicios gestionados de IT (Service-Desk), te deberá aconsejar sobre la necesidad de una creación de los correspondientes presupuestos, apoyarte en su configuración y asesorarte durante el camino. De esta manera, tendrás un indicador de cómo de sanas se encuentran tus infraestructuras y si están lo suficientemente fuertes como para soportar el crecimiento previsto para el año siguiente.

Si necesitas Service-Desk , necesitas Eskape.

Deja tu comentario

Volver al Artículo