Trabaja con nosotros






Buscamos profesionales TIC

Especialistas en Microsoft .Net

Con conocimientos de:

C#, ASP.Net, MVC, Razor, HTL, CSS, JavaScript, JQuery, Sql Server

Si estás interesado envianos tu CV a SeleccionIT@odati.net

Buscamos profesionales TIC

Especialistas en Java

Con conocimientos de:

Java, Spring, e Hibernate.

Si estás interesado envianos tu CV a SeleccionIT@odati.net

El empresario y la creatividad

El empresario y la creatividad

 

Uno de los estereotipos más extendidos en el mundo empresarial es el que hace referencia a la figura humana del empresario. A éste, por lo general, se le atribuyen notables dotes de técnico, gestor o administrador; sin embargo, se le suelen negar o minimizar las facultades o potenciales de tipo creativo.

 

En mi opinión, eso es generalmente válido para el empresario de gran corporación, que suele ejercer en el interior de un engranaje muy parametrizado, y para el pequeño empresario autónomo, quien, por el contrario, se encuentra muy ligado en su faceta de empresario al ejercicio cotidiano de su profesión y, en consecuencia, muy cercano a la técnica propia del oficio y a la gestión de sus relaciones profesionales de todo tipo. No es válido para el pequeño empresario; al menos, no lo es en la mayoría de los casos.

 

Si estudiamos la figura del empresario medio y pequeño comprobaremos que, efectivamente, no suele destacar su personalidad por poseer el tipo de creatividad asociada a las manifestaciones de carácter artístico. Pero ésa es hoy en día una visión muy limitadora de la creatividad, a la que se confunde a menudo con la creación. No es lo mismo ser un creador (hacer algo partiendo de nada) que ser creativo (crear o descubrir relaciones, usos o características nuevas sobre elementos ya existentes). Una persona que, a partir de un impulso autónomo, genera un equipo material y una estructura de relaciones personales multidireccionales, está ejerciendo una tarea sumamente impregnada de creatividad.

 

En primer lugar, ese tipo de empresario suele poseer elevadas dotes de liderazgo, inicialmente de tipo carismático, con una más que probable derivación hacia el liderazgo técnico y, a medida que la empresa adquiera tamaño, hacia el liderazgo jerárquico. Esos tres tipos de liderazgo suelen convivir en el pequeño empresario y es sobradamente conocido cuánta creatividad despliega el líder tanto en la definición de identidad de un grupo como en infinitos detalles del ejercicio diario de las funciones asignadas a cada uno de sus componentes.

 

Por otra parte, la pequeña empresa nace muy a menudo no de un cálculo muy racional sino de una corazonada, que alguien transforma  en una buena idea y que, a continuación, se apega a ella para transformarla en una realidad. Es la definición más adecuada de creatividad. Podemos aplicarlo a la escritura de una obra literaria o a la composición de una partitura musical, por supuesto. Eso es lo que resulta evidente de forma inmediata cuando hablamos de creatividad, pero quizás sería más adecuado llamarlo creación. ¿Por qué no identificamos la creatividad en aquellas personas que son capaces de configurar una empresa partiendo de elementos conceptuales y materiales con los que otros (no empresarios) se limitan a ejercer una profesión?

 

Podemos citar otras características de personalidad o hábitos de conducta que hacen del pequeño empresario un gran creativo. Entre ellas quiero destacar:

 

-      Este tipo de empresario sabe moverse en la ambigüedad, que es tan frecuente en su ambiente cotidiano. Es pionero, carece en mucha ocasiones de moldes previos y se ve obligado a configurar sus propios modelos.

-      Con mucha frecuencia debe romper barreras, introduciendo novedades que doten de personalidad propia a su proyecto y lo hagan eficiente.

-      Incorpora a otras personas que aportan sus propias ideas, permitiendo y fomentando la creación de una inteligencia colectiva.

-      Ensaya continuamente, con tendencia muy marcada a no conformarse con la ejecución de procedimientos o el seguimiento de normas por muy preestablecidos que éstos sean.

 

Son sobrados argumentos para contemplar al empresario individual desde el punto de vista de la creatividad que aporta a su quehacer social, no sólo profesional. A veces, esto es olvidado y no fomentado suficientemente. Quizás convenga recordar lo que decía un creativo publicitario acerca de su trabajo en la Agencia para “producir” una campaña: “El creador está arriba, en el primer piso; sale de vez en cuando y dice eureka. Nosotros, los creativos, trabajamos aquí abajo, de nueve a seis”. 

Etiquetas: Habilidades del Manager TIC

Sin comentarios

Agregar comentario

Debes Iniciar sesión para poder comentar.

Novedades

Seminario 4/3/2015 y 6/3/2015. ¿CÓMO PUEDO MEJORAR MI EMPLEABILIDAD? ¿Y MIS HABILIDADES DIRECTIVAS?

 En colaboración con ATI Barcelona. 

Lugar: Eskpe Consulting S.L.

C/ Pallars nº 65 3º 2ª